Comentar 05 JUNIO 2012

El Jubileo de Diamante a todo ritmo: las estrellas de la música brillan y los Windsor se desmelenan en Buckingham

Paul McCartney, Elton John, Robbie Williams, Kylie Minoque, entre otros cantantes, homenajean a la reina Isabel por sussesenta años en el trono

 

null

 

 

El espectáculo debe continuar y anoche a ritmo de rock, soul, ópera y, sobre todo, de pop siguió y siguió celebrándose el Jubileo de Diamante de Isabel II. Las estrellas de la música brillaron por Su Majestad y festejaron en concierto sus 60 años en el trono, pese a la repentina hospitalización de su esposo, el Duque de Edimburgo. La homenajeada llegó sola entre la ovación de los asistentes al palco real, que compartía con números miembros de su familia. De oro, como la ocasión, tomaba asiento una hora y media después de que comenzara. El carismático Robbie Williams abrió un concierto de más de tres horas, en el que participaron Paul McCartney, Elton John y Kylie Minogue, entre otros. Los top 1 de la seis últimas décadas de la música anglosajona.

 

Además de los 10.000 afortunados que consiguieron entradas gratuitas a través de un sorteo, alrededor de medio millón de personas siguieron el concierto por pantallas gigantes en las abarrotadas inmediaciones del Palacio. El buen tiempo, tras dos días de lluvia, y la música ayudaron a dar brillo a un auténtico festival patriótico que volvió teñir Londres de rojo y azul, los colores de la Union jack que estaban presentes en sombreros, camisetas, gafas, caras e incluso las uñas de algunos asistentes.

 

Los Windsor se desmelenan
Los Windsor no defraudaron a la Reina que concebía el Concierto de su Jubileo de Diamante como una oportunidad para que los miembros más jóvenes de la Familia Real “pasaran un buen rato y pudieran desmelenarse”. Y así lo hicieron. Infinidad de sonrisas, de bailes con el dedo en alto y de carcajadas asomaron al palco real, cuando el príncipe Guillermo, la Duquesa de Cambridge y el príncipe Harry se unieron al príncipe Carlos y la Duquesa de Cornualles, entre otros miembros de la familia para asistir a este gran espectáculo. Tras haberse perdido otras celebraciones, Zara Phillips y Mike Tindall se unieron a la fiesta, ya que la nieta de la reina Isabel ha estado muy ocupada tratando de calificarse para los Juegos Olímpicos. Todos se lo pasaron en grande y rieron las gracias de los presentadores, especialmente el príncipe Harry que demostró mucho sentido del humor cuando se referían a él.

 



null

 

Uno de los grandes momentos de la noche fue cuando se interpretó, instantes después de la llegada de Isabel II, la canción Sing (Canta) compuesta especialmente para la ocasión por el compositor de musicales Andrew Lloyd Webber y el exmiembro de Take That Gary Barlow y que fue grabado por 200 personas de todos los países de la Commonwealth.



El Palacio de Buckingham, ante el cual se había instalado el escenario, participó en el concierto con una actuación desde el balcón de los cantantes de ópera Alfie Boela y Renée Fleming, que interpretaron el clásico Somewhere. Además, en otro de los grandes momentos de la noche, la banda de pop ska de los 80 Madness tocó su famosa canción Our House (Nuestra casa) en lo alto del tejado del palacio, residencia de la Reina, mientras se hacían proyecciones en su fachada.



El cantante will.i.am actuó acompañado de la cantante Jessy J a los que siguieron la boyband JLS, y el cantautor Ed Sheeran, que fueron los que protagonizaron la parte más actual y joven de un concierto heterogéneo y con poca unidad musical.



Sir Cliff Richard, de 71 años y vestido de rosa palo y corbata de lentejuelas doradas, hizo una de las aportación más nostálgicas de la noche con canciones suyas de principios de los 60 como Congratulations.

 

null



Las grandes damas del pop estuvieron representadas por Grace Jones, que consiguió mantener con 64 años un hulahop en su cintura durante su canción Slave To The Rhythm y Annie Lennox, que apareció en el escenario con alas de ángel.

 

Elton John, sentado al piano y con una americana de lentejuelas fucsia, interpretó algunos de sus grandes éxitos como I'm Still Standing y felicitó efusivamente a Isabel II.

 

El cantante estadounidense Stevie Wonder, uno de los pocos que no era británico, cantó "Estamos celebrando el Jubileo de Diamantes", un momento especialmente aplaudido, incluido por la Reina, que fue homenajeada por muchos de los artistas que pasaron por el escenario entre el entusiasmo del público.

 

Durante el variopinto concierto también hubo concesiones a la música clásica, quizá en honor a la soberana de 86 años, aunque en esos momentos no estaba presente, como cuando actuó el pianista chino Lang Lang.

 

La actuación de Paul McCartney, que le dedicó el tema de los Beatles All my Loving a Isabel II, puso el broche final al homenaje musical para la única reina que han conocido la mayoría los británicos.

 

El emotivo discurso del Príncipe de Gales
Tras finalizar las actuaciones, la soberana subió al escenario, en medio de una enorme ovación, acompañada de su hijo el príncipe Carlos, que pronunció un emotivo discurso de agradecimiento a la Reina por sus sesenta años de servicio y dedicó un cariñoso recuerdo a su padre, el Duque de Edimburgo: "Mámá, gracias por hacer que nos sintamos orgullosos de ser británicos". Palabras que desataron de nuevo los aplausos de los asistentes.

 

Como no podía ser de otra manera, todos los artistas que participaron en el espectáculo volvieron a salir al escenario para cantar junto a la soberana el Dios salve a la Reina, lo que dio paso a unos espectaculares fuegos artificiales. Después de todo ello, Isabel II prendió una llama de seis metros, la última de una cadena que se encendió en su honor. Y el fuego del Jubileo de Diamante aún tiene mecha.

Más noticias sobre...

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas