Comentar 03 JUNIO 2012

Miles de embarcaciones surcan el Támesis en un histórico y espectacular desfile

La reina Isabel II presidió uno de los actos centrales de las celebraciones de su Jubileo de Diamante a bordo del 'Espíritu de Chartwell', la gran barcaza real en la que le acompañaron su marido, el duque de Edimburgo, el príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles, los duques de Cambridge y el príncipe Harry

A pesar de la lluvia y de unas temperaturas casi invernales, los británicos han celebrado con euforia y entusiasmo el espectacular desfile de mil barcos por el Támesis con motivo del Jubileo de Diamante de la reina Isabel. Muchos han pasado la noche a orillas del río con chubasqueros y protegidos por paraguas para tener los mejores sitios y poder disfrutar de la celebración desde una vista privilegiada. Y es que no todos los días una soberana alcanza los 60º años en el trono. Por eso, y porque se trata del mayor evento de este tipo desde hace más de 350 años, todos los ciudadanos han salido a la calle para honrar a su reina.

El desfile, que ha durado aproximadamente tres horas, contó con la presencia de casi toda la Familia Real británica, además de numerosas personalidades del mundo de la política, el espectáculo y el deporte del país. Para este día tan especial, Isabel II eligió un precioso y elaborado conjunto de color marfil con cristales de Swarovski diseñado por su diseñadora personal, Angela Kelly, a juego con su tocado, decorado también con plumas en los mismos tonos. El mal tiempo les acompañó durante todo el recorrido a bordo de la espectacular barcaza real, el 'Espíritu de Chartwell', sin embargo, la felicidad y alegría por una celebración de tal magnitud fue mucho más importante que todo lo demás. De hecho, no dejó de sonreír ni de saludar ni un sólo instante y, junto a su marido, el duque de Edimburgo, el príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles, los duques de Cambridge y el príncipe Harry, recibió el cariño de miles de personas que quisieron vivir con ellos este día tan especial. Por algo los británicos piensan que es la mejor reina de su historia.

Use las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

¡A POR EL MEJOR SITIO!: Muchos han pasado la noche a orillas del río con chubasqueros y protegidos por paraguas para tener los mejores sitios y poder disfrutar de la celebración desde una vista privilegiada. 

MÁS DE 1.000 EMBARCACIONES: kayaks, barcos de vapor, góndolas... en definitva barcos de todo tipo, forma y tamaño han recorrido el río Támesis para honrar su reina. 

LA REINA MÁS QUERIDA: Isabel II se ha despertado con una muy buena noticia, ya que una encuesta publicada en el periódico Sunday Telegraph sostiene que los británicos la consideran la mejor monarca de la historia del país. El sondeo, que coloca a la longeva reina Victoria en segunda posición y a Isabel I, en tercera, muestra que el 55 por ciento de los preguntados creen que el país va seguir siendo siempre una monarquía. 

LA MÁS ELEGANTE: Para este día tan especial, Isabel II eligió un precioso y elaborado conjunto de color marfil diseñado por Angela Kelly y decorado con cristales de Swarovski, a juego con su tocado, decorado también con plumas en los mismos tonos. 

EL PRÍNCIPE DE GALES Y LA DUQUESA DE CORNUALLES: Como no podía ser de otra forma, la soberana británica no estaba sola a bordo de la barcaza real, el 'Espíritu de Chartwell'. Así, además de su marido, el duque de Edimburgo, Isabel II estuvo acompañada por el príncipe Carlos, la duquesa de Cornualles, los duques de Cambridge y el príncipe Harry. 

PRINCESA ANA DE INGLATERRA: Acompañada de su marido, Timothy Lawrence, la hija de la reina Isabel fue la única dama de la Familia Real británica que lució uniforme oficial. 

ESPÍRITU DE CHARTWELL: Un barco de recreo utilizado para transportar turistas que ha sido adaptado y decorado para la ocasión en llamativos rojos, dorados y púrpuras al estilo de las embarcaciones fluviales de los siglos XVII y XVIII. De hecho, la soberana eligió los tonos claros en su estilismo para contrastar con los colores azul y rojo de la bandera británica. 

BARCAZA REAL: Un enorme "E", la inicial en inglés del nombre de la reina Isabel, cubría la cubierta del barco, cuya proa lucía una escultura color oro con los símbolos del Támesis. Durante todo el recorrido, la soberana y el duque de Edimburgo viajaron protegidos debido a la lluvia por un dosel dorado. 

AL MAL TIEMPO...: A pesar de que la lluvia les acompañó durante gran parte del recorrido y las bajas temperaturas obligaron tanto a la reina como a las demás damas de la Familia Real británica a protegerse con el chal o pashmina que llevaban, la celebración era mucho más importante y en ningún momento perdieron la sonrisa. 

DUQUES Y PRÍNCIPES: Los miembros más jóvenes de la Familia Real británica acapararon todas las miradas durante el recorrido del 'Espíritu de Chartwell' por el río Támesis. 

SEGUIMIENTO SIN PRECEDENTES: Un total de 50 pantallas gigantes se instalaron a lo largo del recorrido para que la gente pudiera ver con mayor detalle un desfile que cruzó doce puentes del río londinense y que ha requerido dos años de preparativos y ha tenido un coste 14,8 millones de euros. Este dinero ha sido recaudado a través de donaciones privadas, aunque el coste del despliegue de seguridad, que incluye 20 embarcaciones de rescate marítimo, corre a cargo de los presupuestos públicos. 

MUCHA COMPLICIDAD: Una vez más, fuimos testigo de la buena relación que mantienen la reina Isabel y la duquesa de Cornualles con la esposa del príncipe Guillermo. 

MÚSICA PARA UNA REINA: La procesión fluvial fue amenizada por bandas música a bordo de diez barcazas, además de la Filarmónica de Londres, que interpretaron composiciones clásicas, canciones tradicionales escocesas, temas folclóricos ingleses e incluso melodías de Hollywood. Al paso de Isabel II sonaron además las campanas de las iglesias situadas a las orillas del Támesis y la banda sonora de las películas de James Bond se escucharon cuando la embarcación de la Reina pasó justo por delante de la sede los servicios secretos británicos. 

UNA GRAN CELEBRACIÓN: Un joven inglés llamado Matthew explicaba a EFE en español que, "estés o no estés de acuerdo con la monarquía, una celebración como la de hoy es algo muy especial que solo ocurre en un país como este, así que estamos muy orgullosos". 

FIN DE FIESTA: El Puente de la Torre, en inglés Tower Bridge, un puente levadizo situado en Londres que cruza el río Támesis, protagonizó un verdadero juego de luces y fuegos artificiales que supuso el punto y final al espectacular desfile. 

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas